La tecnología RFID posee una serie de características que la convierten en la mejor alternativa frente a otros tipos de sistemas de identificación, como por ejemplo los tan popularmente conocidos códigos de barra.

Una de las grandes ventajas que presenta esta tecnología es la posibilidad de establecer una comunicación automática y sin intervención humana para su identificación y transmisión de su información a los sistemas de gestión.

Todos los datos que transportan las etiquetas RFID pueden ser captados por los lectores y enviados al sistema Middleware RFID que se encargará de administrar la información y transmitirla a una base de datos global que se localizará fácilmente a través de una simple conexión a la red.

De esta manera, la información sobre determinado producto puede ser consultada desde cualquier parte del mundo, en cualquier momento, con la utilización de un simple dispositivo conectado a la red.

 

PRODUCTOS RFID

Impresoras

Terminales

Lectores y grabadores

Tags y etiquetas